A 80 años, la historia y explicación de la máxima goleada de la Selección

by admin

Un 22 de enero, como este viernes, pero de 1942, la Selección Argentina logró la máxima goleada de su historia en un partido oficial: fue un 12 a 0 a Ecuador. Este juego se disputó un jueves a la noche, desde las 21.30, en el mítico estadio Centenario de Uruguay, por la tercera fecha del Campeonato Sudamericano, el antecesor de la Copa América, que se jugaba todos contra todos y no con fase de grupos y eliminatoria. La Albiceleste venía de vencer por 4-3 a Paraguay y ganarle 2-1 el clásico a Brasil, y se esperaba “un compromiso sin mayor riesgo” ante la Tricolor, que en la primera fecha tuvo libre y en la segunda cayó por 7-0 con Uruguay. Sin embargo, fue más que eso: fue una victoria que quedó en los libros.


El Charro está considerado como uno de los mejores cinco futbolistas argentinos que han existido. Foto.@elgraficoweb

La Argentina de Guillermo Stábile, el entrenador más ganador con siete títulos, formó con Sebastián Gualco; José Salomón, Víctor Valussi; Gregorio Esperón, Ángel Perucca, José Ramos; Juan Heredia, Adolfo Pedernera, Herminio Masantonio, José Manuel El Charro Moreno y Enrique García. Y el Ecuador del argentino Juan Parodi salió con Napoleón Medina; Félix Zurita, Romualdo Ronquillo; Manuel Sempertegui, Arturo Zambrano, Luis Mendoza; Enrique Álvarez, José Giménez, Marino Alcívar, Guillermo Gavilanes y Pedro Acevedo. Desde que el árbitro chileno Manuel Soto pitó el comienzo del partido, fue un monólogo de Argentina. La pregunta del público del Centenario no era ¿quién ganará? si no: ¿por cuántos goles lo hará Argentina? Es que se enfrentaban un equipo lleno de calidad, mucho conocimiento del juego, picardía y experiencia, contra otro con poco de todo.

Argentina había ganado el Sudamericano del 37, del 41 e iba a quedarse con los del 45, el 46 y el 47. Sí, una locura. Y Ecuador… “Era un equipo absolutamente limitado, que recién empezaba. Había debutado en la edición del 39 y salido último, al igual que en la siguiente en el 41, es decir, solo un año antes. Una diferencia abismal”, cuenta Alejandro Fabbri en charla con Olé. Y hubo esa distancia. La Albiceleste ya estaba arriba del marcador a los cinco por un gol de García, y ya a los 21’ goleaba 4-0 por un triplete de Moreno. Pedernera hizo el quinto y Masantonio el sexto, para irse 6-0 al entretiempo. A los ocho del complemento, Masantonio marcó el séptimo y ahí, se dice, pudo haber parado en 7-0 el resultado. “Todo el público uruguayo alentaba a Ecuador y, como los argentinos demostraron indiferencia en conseguir nuevos tantos, comenzó a gritar cosas inconvenientes en contra de Masantonio y Moreno, lo que originó una reacción de parte de estos en contra, lógicamente, de los ecuatorianos. Cuanto más silbaban y ofendían a Masantonio, él se empeñaba más en hacer goles. Sin este antecedente, tal vez la cifra se hubiera detenido en siete u ocho”, contó la Revista Centenario.

Herminio Masantonio, quien hizo cuatro goles.

Herminio Masantonio, quien hizo cuatro goles.

De hecho, Masantonio, máximo goleador de Huracán (267) y tercero del fútbol argentino (256) detrás de Arsenio Erico y Labruna, después se despachó con dos goles más para llegar a cuatro en la noche. Y El Charro, considerado uno de los cinco mejores futbolistas argentinos que han existido, metió el décimo y el duodécimo (festejó cinco veces). Pedernera, como Moreno parte de La Máquina, también hizo el undécimo para firmar un doblete. Argentina superó a Ecuador ¡y hasta al tablero de goles de la cancha! Ese día dejó de funcionar porque, en ese entonces, llegaba hasta 10 tantos. Tras el 12-0, la Selección venció a Perú, empató con Chile y cayó con Uruguay, que ganó todos y fue campeón.

Una lástima que esa generación dorada, como otras, ¡no haya podido jugar ni un Mundial! por motivos no futbolísticos. ¿Posta? Sí, es que la AFA se bajó de la edición del 38 porque no había alternancia de continente para la sede. Después, no hubo Copa ni en el 42 ni el 46 por la Segunda Guerra Mundial y Argentina se volvió a ausentar en la vuelta, en el 50. “Argentina no participa porque quería ser sede y la FIFA se la dio a Brasil. Y luego porque, por la huelga del 48, los mejores jugadores se fueron a jugar afuera y no eran reconocidos por la FIFA. La Selección había quedado diezmada y sabía que iba a ser difícil ganarlo”, aporta Fabbri. Sin embargo, quedaron en la historia por varios títulos continentales y por una noche en la que, con ellos, la Selección hizo más goles que nunca, para lograr un récord que lleva ¡80 años!

Guillermo Stábile, el entrenador de esa Argentina.

Guillermo Stábile, el entrenador de esa Argentina.

Fuente: Olé

Compartir:

Relacionados