El Brasil-Argentina pendiente, ¿en el mismo estadio?

by admin

El clásico sudamericano del 5 de septiembre todavía se juega. Sí, a pesar de que el partido entre Argentina y Brasil se suspendió a los 5 minutos por la invasión en el campo de los agentes sanitarios locales (Anvisa), aquella historia sigue sumando capítulos. Ahora, la Confederación Brasileña de Fútbol habría determinado que el partido que según la FIFA debe volver a jugarse, tenga como sede el Arena Corinthians… Sí, el mismo estadio del escándalo. Insólito. Y con fecha para el 22 de septiembre, justo en la ventana previa al Mundial. 

La Comisión de Apelación de la FIFA había anunciado el 9 de mayo que, después de evaluar los descargos presentados por la CBF y la AFA por el fallo original, el partido debía volver a jugarse. Esto es: ratificó que los puntos en disputa se resolvieran en la cancha. Sin embargo, no estableció fecha ni sede. Al mismo tiempo, desde la Asociación del Fútbol Argentino avisaron que, ante esta resolución, continuarían el reclamo ante el TAS.


Uno de los momentos más tensos del partido, cuando ingresó el personal de Anvisa. (AP Photo/Andre Penner)

Pues bien, mientras se sigue con esa protesta ante dicho tribunal arbitral deportivo, la CBF tenía la obligación de definir una sede como país organizador, respondiendo así al pedido de la FIFA de que el partido vuelva a disputarse. Lo curioso es que habría elegido la misma sede, lo que es de mínima, una decisión polémica. ¿Cómo lo tomarán en la AFA, que de entrada reclamaron los puntos y ni siquiera consideran que debe seguir ese partido? 

La última resolución de la FIFA

«Después de analizar la documentación presentada por ambas partes y tras valorar todos los detalles del caso, la Comisión de Apelación ha confirmado que el partido se volverá a disputar; además, mantiene la multa de 50 000 CHF impuesta a ambas federaciones a causa de la suspensión», fue el comunicado que la FIFA emitió en mayo, sin destacar fecha ni lugar. Por entonces, Dibu Martínez, Gio Lo Celso, Cuti Romero y Emiliano Buendía, habían cumplido con las dos fechas de suspensión por «incumplir con el protocolo de partidos internacionales».

En este nuevo fallo, eso sí, se bajó las multas para ambas Federaciones a la mitad. Así, la pena para Argentina pasaba a ser de 100.000 francos suizos y la de Brasil, como país organizador, 250.000. Sin embargo, desde AFA, enseguida informaron que tanto este ítem económico, como la ratificación de la disputa del partido serían apelados ante el TAS.

«La Asociación del Fútbol Argentino solicitará en el día de hoy los fundamentos de ambas decisiones y efectuará las apelaciones correspondientes ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) a fin de seguir defendiendo los derechos de nuestro seleccionado», fue el comunicado emitido desde Viamonte en ese momento. Es cierto que todavía hay tiempo para una resolución de parte de ese organismo, por lo que mientras tanto la CBF continúa con los pasos establecidos por FIFA. Y como tenía tiempo hasta este miércoles para definir su sede…

Una fecha compleja

Si finalmente se desestimara el reclamo de la AFA ante el TAS y el partido finalmente se disputara el 22 de septiembre en San Pablo, sería justo en la última ventana de partidos previo al Mundial de Qatar. Algo que la Selección Argentina justamente no quería.

Primero, porque afrontar un clásico contra Brasil siempre tiene una carga emocional extra, por más que esta vez los puntos en juego no definan nada. Y después, porque la idea de Lionel Scaloni era aprovechar esa fecha FIFA para enfrentar a otro tipo de rivales (igualmente, de confirmarse el clásico para el 22/9, habría lugar para otro amistoso).

Tanto Scaloni como Tite, ante una situación dificíl previo al Mundial. (EFE/Sebastiao Moreira)

Tanto Scaloni como Tite, ante una situación dificíl previo al Mundial. (EFE/Sebastiao Moreira)

Además, hay un detalle no menor: cualquier expulsión de un jugador en ese partido, tanto del lado argentino como del brasileño, dejaría a ese futbolista afuera del arranque de Qatar 2022, ya que se trata de un partido oficial, cuyas sanciones se cumplen también en competiciones de la misma índole. Por lo cual, existe ahí un doble riesgo, más allá de los cuidados o de las medidas de prevención que se tomen al respecto.

De todos modos, la AFA ya apeló la medida al TAS y, al menos hasta que ese tribunal se expide, todavía no puede darse por oficializado la disputa del encuentro, que ahora encima sumó otro capítulo polémico: su nueva-vieja sede.

Fuente: Olé

Compartir:

Relacionados