Fortalecer los valores de niños deportistas

by admin

La metodología de trabajo en el deporte infantil debe involucrar a los padres desde un lugar de colaboración que se sume a la tarea de los entrenadores.

Las charlas para padres son realmente útiles porque permiten a la familia entender el proceso formativo del niño e ilustran acerca de las etapas evolutivas y sus comportamientos. No todos los padres están siempre dispuestos a escucharnos, pero si aquellos que lo hacen merecen conocer cuales son los avances y en algunos casos retrocesos que los niños tienen en nuestro cuidado y nada mejor que devoluciones e intercambios de experiencias, donde también nosotros podemos lograr comprender actitudes de los chicos a través de lo que ellos nos comunican.

Debemos ser siempre optimistas y pensar que los padres generalmente no especulan con la posibilidad de que si ellos colaboran o hacen algún tipo de aporte a la formación de los niños los entrenadores darán privilegios a sus hijos. En su gran mayoría solo pretenden sumar y acompañar en el proceso formativo de su hijo y el de los demás niños que integran el grupo deportivo, lo cual beneficia siempre nuestra tarea porque de aquí también surgen potenciales ayudantes para desafíos más complejos como suelen ser el armado de paseos, viajes, encuentros etc.

En muchísimas ocasiones repartir algunos breves consejos por escrito suelen beneficiar nuestra tarea fuera del ámbito institucional con el fin de poner a la familia en conocimiento de cual a nuestro entender debe ser el trato con el niño deportista.

CONSEJOS PARA PADRES (imprimirlos y entregarlos)

Pregúntale a tu hijo si le gusta este tipo de deporte y si desea practicarlo con más frecuencia.

Mira eventos deportivos en la televisión con él, asimismo, practícalo con él en algún espacio al aire libre, esto podría hacer que tu hijo se sienta más motivado y así disfrutará más el deporte, pues se sentirá apoyado.

Inscríbelo en una escuelita de deportes y obsérvalo durante los primeros días para ver si realmente disfruta de la actividad, recuerda, si no le gusta no lo obligues a seguir .

En la medida que esté a gusto y evolucione inscríbelo en una propuesta  donde jueguen sistemáticamente, pues estos suelen ser más competitivos, por ende habría un mayor entrenamiento que beneficiará a tu hijo.

Apóyalo siempre y asiste a sus eventos, recuérdale que lo importante no es solo ganar, mientras de su mejor esfuerzo y se haya divertido tú siempre estarás orgulloso de él.

Aprende a entender al entrenador y aprender de sus métodos, de esta manera tu hijo comprendera que puede jugar contigo más seguido o que lo puede hacer cuando tú no estés, no es algo costoso y solo invertirás algunas  horas semanales de tu tiempo.

Si se destaca en el deporte, aliéntalo  mostrándole  gestos ejemplares de reconocidos deportistas.

Compra algún libro específico del deporte que tu hijo practica y léelo, los conocimientos que aprendas de él aplícalo sobre tu hijo, pero recuerda no hacerle mucha presión porque podría aburrirse del deporte.

Siempre felicita a tu hijo cuando haga algo bueno tanto dentro como fuera del campo, esto subirá su autoestima.

Enséñale a tu hijo a ser educado tanto con los jugadores como con los árbitros, si hay algún problema que hable con ellos de manera calmada.

No le digas cuales fueron todos sus errores durante las competencias deportivas, él/ella sabrá cuando hizo algo mal.

Nunca lo halagues de más, esto podría causar que se sienta molesto o creerse imprescindible.

Tu único trabajo es apoyarlo, deja que el entrenador sea quien dirija los destinos deportivos del niño.

Del Libro “Fútbol, jugar como vivimos”, del Licenciado Alfredo Mario Legarreta, Editorial Autores de Argentina.

Fuente: El Sol

Compartir:

Relacionados