fbpx
Home Internacionales Kamala Harris, primera vicepresidenta afroamericana en EEUU

Kamala Harris, primera vicepresidenta afroamericana en EEUU

by Editor

A sus 55 años es la primera mujer negra en ocupar la vicepresidencia y la tercera en la historia del país en ser nominada como candidata para este cargo.

Kamala Harris, flamante vicepresidente de los EEUU, se presenta como el rostro joven de la presidencia de Joe Biden, de 78 años.

Ex fiscal de San Francisco primero y luego de California -también en este caso la primera mujer en ocupar estos cargos-, Harris ganó un escaño en el Senado en 2016, año de la victoria de Donald Trump. Y de inmediato le declaró la guerra al presidente, al no considerarlo como la aspiración de Estados Unidos, y mucho menos representar a millones de mujeres y minorías.

Leer más: Biden es el nuevo presidente de los EE UU

Harris fue la primera fiscal general de California y una de las primeras mujeres negras en el Senado en cumplir con todos los requisitos. Algunas de las medidas que puso en su agenda durante los debates presidenciales fueron un salario mínimo de $ 15 la hora trabajada, recortes de impuestos a la clase media y aumentos de impuestos en Wall Street para financiar un modelo de salud pública universal. Defiende abiertamente el aborto y la legalización de la marihuana para controlar el tráfico de drogas.

Dentro de los sectores más izquierdistas, Harris ha sido criticada por su actuación como fiscal general y de distrito en California, ya que durante sus mandatos aumentaron las condenas de cárcel, especialmente las relativas a delitos vinculados a las drogas.

Su trayectoria política ha sido fulgurante: graduada en Ciencias Políticas y Economía en Howard University, una de las universidades negras por excelencia, se especializó en la lucha contra el crimen.

Entre 2004 y 2011 fue fiscal de distrito en San Francisco y entre ese último año y 2017 ejerció como fiscal general de California.

En 2016 se convirtió en la segunda mujer de raza negra y la primera de origen indio en ganar un escaño en el Senado del país, donde enseguida destacó por sus preguntas incisivas a responsables de la Administración de Donald Trump durante las audiencias.

El año pasado, Harris lanzó su candidatura presidencial bajo el lema “Kamala Harris por la gente”, aunque su propuesta no logró convencer para recaudar suficientes fondos, por lo que anunció su retirada en diciembre.

Biden la eligió como compañera de fórmula pese a los momentos de tensión que ambos protagonizaron mientras Harris era todavía aspirante, como el tira y afloja que vivieron en el segundo debate demócrata, cuando la senadora criticó al exvicepresidente por haberse opuesto a un mandato federal sobre un sistema de transporte para estudiantes con el fin de acabar con la segregación racial en las escuelas.

De hecho, el áspero enfrentamiento entre ellos en el transcurso de uno de los debates siguió siendo recordado: Kamala Harris le recriminó a Biden haberse complacido de la colaboración con dos senadores segregacionistas en la década de 1970.

La edad de Biden, de 77 años, y su convencimiento de que va a ser un “candidato de transición” colocan a Harris, casi 20 años más joven, en un puesto de ventaja para convertirse en la futura líder del Partido Demócrata.

Artículos Relacionados