fbpx
Home Nacionales Denuncian que el Estado paraguayo ejecutó a dos niñas argentinas

Denuncian que el Estado paraguayo ejecutó a dos niñas argentinas

by Editor

Ambas fueron acribilladas por la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) durante un supuesto enfrentamiento contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Para encubrir el crimen fueron enterradas como NN y se las presentó como guerrilleras. Tenían 11 años de edad.

Lilian y María Villalba tenían 11 años. Eran de Clorinda, provincia de Formosa. El pasado 2 de septiembre murieron acribilladas por las balas del ejército de Paraguay en un operativo contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Luego fueron enterradas como NN y acusadas de ser guerrilleras.

“El operativo fue un éxito importante, hay dos abatidos del EPP”, declaró Mario Abdo Benítez, primer mandatario de Paraguay. “Se sabe que las dos fallecidas son personas que están desde hace tiempo en la clandestinidad”, dijeron desde el Ministerio Público. 

Ambas niñas eran sobrinas de la presa política Carmen Villalba y habían viajado a Paraguay a visitar a su familia. “Recibieron todas las balas de atrás. Fueron vilmente ejecutadas y luego les pusieron el uniforme para decir que son beligerantes”, manifestó Carmen.

El ataque del ejército paraguayo sucedió en un campamento de la ciudad de Yby Yaú, en el límite de los departamentos de Amambay y Concepción. Allí se encontraban las niñas visitando a familiares. “Ellas no eran beligerantes, estaban haciendo el quinto grado acá, en Misiones”, contó para ANRED la tía de las menores, Miriam Villalba.

Sin embargo, Juan Villamayor, jefe de Gabinete de Paraguay, declaró:“Eran niñas soldados, que las utilizaron los líderes de esta organización como su propio escudo”.

Desde la Gremial de Abogados desmintieron la versión oficial del gobierno paraguayo. “Nacieron en Argentina, iban a la escuela en Argentina, se criaron en Argentina. Cualquiera puede confirmar que iban a la escuela primaria”, afirmó Gustavo Franquet. “Es absolutamente falso lo que intenta instalar el gobierno”, aseguró.

“Independientemente de que tengan padres campesinos paraguayos y militantes del EPP, las niñas eran civiles y además eran argentinas“, destacaron desde la Gremial.

Desde el Estado paraguayo primero dijeron que habían asesinado a Magna Meza, una de las líderes del EPP. Luego que las niñas tenían edades que oscilaban entre los 15 y 17 años. Y finalmente que fueron “puestas como escudo”, durante el supuesto enfrentamiento. Después de dos autopsias admiten que “más de 11 no tenían”.

Respuesta del Gobierno argentino

En tanto que desde la Cancillería Argentina se emitió un comunicado donde se le demanda al gobierno de Paraguay “el urgente esclarecimiento y la identificación de responsables por la muerte de dos argentinas de 11 años”. “Rechazamos enérgicamente toda expresión oficial que busque encubrir responsabilidades”, agregan.

A su vez, rechazan “de la manera más enérgica las expresiones injustificadas del General Héctor Grau como Comandante de la FTC, adjudicando a la Argentina haberse convertido en una “guardería de soldados del Ejército del Pueblo Paraguayo”.

Por otra parte, la Cancillería confirmó las edades de las niñas a través del Registro Nacional de las Personas (RENAPER). “Las fallecidas son dos menores de nacionalidad argentina, nacidas el 29 de octubre de 2008 y el 5 de febrero de 2009, por tanto ambas de once de años de edad”, determinó el registro.

Esta operación es heredera y continuadora de la tiranía stronista”

Desde la Liga Argentina por los Derechos Humanos que el asesinato de las menores “vulnera toda regla, aún en un conflicto armado”. “Tenemos la plena certeza que esta tenebrosa operación es heredera y continuadora de la tiranía stronista”, afirmaron. 

Y añadieron que “la ausencia de un firme Juicio y Castigo a torturadores y saqueadores de ese tiempo, favorece el dominio inescrupuloso y violento de esta actual camarilla de delincuentes”.

Asimismo, desde el Partido Comunista Paraguayo afirmaron que “lo que hubo es irrupción terrorista propia de grupos armados de la mafia, que es lo que más se ajusta a la condición de la FTC“.

Mientras, el vicario de la Diócesis de Concepción, Monseñor Pablo Cáceres, denunció que “las FTC persiguen a los dirigentes campesinos, a los que tienen conciencia crítica“, además de repudiar el hecho.

Fuente: Notas Periodismo Popular


Artículos Relacionados