fbpx
Home Policiales Alfonzo podrá salir de la cárcel

Alfonzo podrá salir de la cárcel

by Editor

El juez de Ejecución Penal del Tribunal Oral Federal de Paraná, Roberto López Arango, hizo lugar, parcialmente, al pedido del condenado Gustavo Alfonzo, quien solicitó salir a trabajar, fuera de la Unidad Penal N° 1 de Paraná.

Alfonzo lleva recién dos años de cárcel, de una condena a diez, impuesta por el mismo Tribunal Federal por haber explotado sexualmente a una menor de edad en fiestas que organizaba en distintos lugares de la ciudad de Concordia, donde participaban conocidos vecinos de la ciudad y entre ellos, determinados hombres de la política.

Alfonzo, a través de su defensora oficial Noelia Quiroga, realizó el requerimiento al Tribunal Oral Federal de Paraná y los magistrados corrieron traslado al fiscal general, José Ignacio Candioti, quien se opuso al planteo.

Leé también
Por problemas de conducta, Alfonzo fue trasladado a la cárcel de Paraná
Pero, a su vez, el fiscal sostuvo que, en el marco de la vigencia de la Ley de Derechos y Garantías de las Personas Víctimas de Delitos, resultaba necesario informar a la víctima de trata para que exprese su opinión acerca del pedido de Alfonzo.
“No estoy de acuerdo”, afirmó la víctima
La víctima de Alfonzo no está en el país, por cuestiones de seguridad. Se encuentra viviendo en un país de América Latina, donde busca rehacer su vida y realiza funciones laborales. Pero fue consultada al respecto. “No estoy de acuerdo para nada con que Gustavo Alfonzo haya pedido salida laboral”, afirmó.

“Me parece una injusticia y no estoy de acuerdo para nada. En este caso no estoy viendo para nada respaldo hacia la víctima. La verdad es que esta situación me molestó y me inquietó mucho, ya que él lleva dos años en la cárcel cumpliendo condena y me parece una injusticia. La verdad es que no me ha gustado esta situación para nada; y me opongo a esta situación. No quiero dejar en manos del Fiscal y del Tribunal y que sepan responder a esta situación y que sepan realmente ver”, expresó.

Indicó, también, que quiere “ver el apoyo que ellos tienen hacia mí. Quiero que en esta situación me apoyen y especialmente la Justicia me acompañen”.

También se le preguntó cuánto le creía a Alfonzo, respecto de su pedido para comenzar a trabajar. “A Alfonzo no le creo para nada. No estoy de acuerdo y no le creo para nada. Creo que él quiere sacar provecho de esta situación. Veo como una manipulación por su parte, y no me gusta y no estoy de acuerdo con que él quiera salir. Y no le creo para nada, porque él en varias oportunidades mintió. Y hasta ahora creo que su vida es una mentira”.
La vida en el exilio
La víctima de Alfonzo (por cuyos hechos fue condenado a 10 años de cárcel) también fue consultada respecto a si el recluso intentó comunicarse con ella después de los lamentables hechos denunciados en su momento.

“Después que él cae preso, intenta comunicarse conmigo y con mi familia, a través de unos contactos de él. Trató de comunicarse conmigo en dos o tres oportunidades; y en la cual le reporto a mi abogado y él pidió un resguardo para mí como víctima y desde entonces no me ha molestado más. Además, no estoy de acuerdo para nada en tener una comunicación con él”, indicó.

Y hubo una pregunta final a la víctima, sobre cuánto alivió su situación personal estar exiliada de nuestro país en todo este tiempo, sin que nadie del entorno de Alfonzo sepa dónde se encuentra residiendo actualmente.

“Creo que estar fuera de mi país me ha ayudado mucho y también a enfrentar diferentes situaciones. Estar en otro país no es fácil porque estamos lejos de nuestra familia, de todo. No es para nada fácil y a veces se necesita de ese apego familiar. Pero, bueno, donde hoy estoy es porque Dios ha permitido que esté acá, en este lugar. Este exilio me ha ayudado mucho”, aseguró.

Contó que “he tratado de encontrarme a mí misma y de sanar heridas que tengo por dentro. Pero, después de estos años de la causa, en la actualidad puedo decir he salido adelante; día a día lucho para salir adelante y trato de dejar esta situación atrás; pero no olvidarme que hay otras personas que están pasando por la misma situación que pasé yo”. En ese marco, agregó: “Espero que algún día todo esto acabe y se termine. Porque realmente quiero que llegue el día y pueda decir ¡puedo vivir en paz!”.

Alfonzo podrá comenzar a realizar algunos trabajos extramuros, acompañado por el servicio de custodia de la penitenciaría y estará autorizado a visitar a su madre enferma, también con custodia penitenciaria, cada 60 días. Por más que la víctima, se haya opuesto a tal petición.

Fuente: Cuestión de Fondo


Artículos Relacionados