fbpx
Home Policiales EL CRIMEN DE GALLI SUMÓ OTRA VÍCTIMA MÁS DE LOS ESCRACHES EN REDES

EL CRIMEN DE GALLI SUMÓ OTRA VÍCTIMA MÁS DE LOS ESCRACHES EN REDES

by Editor

Las redes sociales se vienen cobrando varias víctimas este año. Los escraches y el acoso son práctica común en las redes concordienses. Entre agentes de seguridad, políticos, trabajadores y profesionales no se distingue y se los mete a todos en la picadora de carne que son los grupos de Facebook. Esto le pasó a Gustavo González el hombre que halló la punta del ovillo para resolver el crimen de Galli. La gran ruleta rusa de Facebook ha llevado a varias de sus víctimas locales a tratamientos psicológicos y psiquiátricos.

ANTECEDENTES DE LOS ESCRACHES EN CONCORDIA

Cuando empezó el tema de la pandemia por Coronavirus en Concordia, Romina Ramos Gorostegui sufrió acoso por parte de los anónimos cibernautas de Concordia. “Físicamente estoy perfecta, no tengo nada. Pero psicológicamente estoy destruida”, sostuvo Romina en diálogo con LT 15. Luego anunció que iniciará acciones legales contra quienes le causaron el “daño moral”, cosa que finalmente no sabemos si pasó dado que son delitos del orden civil y muchas veces el acoso es pergeñado desde perfiles falsos. Aunque, se sabría que habría sido un personal de seguridad del Hospital el que habría iniciado el lamentable escrache, según indicaron allegados de la paciente a Concordia Al Instante.

“No se tendrían que haber difundido mis datos personales porque hay una ley que lo prohíbe y que me protege, a mí y a cualquier paciente de cualquier enfermedad”, remarcó. En las redes no sólo circuló su nombre sin su consentimiento, sino también su foto y su documento, entre otros datos personales. Al final, nunca tuvo el dichoso coronavirus, fue aislada de emergencia en el Hospital por las dudas.

El otro caso resonante fue el de Amir Jacobo, también cuando se comenzaba a informar en los medios locales sobre casos de pacientes con Coronavirus fue bastardeado en las redes. En declaraciones al Heraldo sostuvo “se enteraron antes los medios que yo” del Coronavirus que sufría. Y esta vez, la sindicada como la iniciadora del escrache sería un personal femenino de la guardia urbana municipal. Recordemos que se habían dicho varias pavadas en este caso, como que Jacobo se había escapado del Hospital Masvernat según un audio de, la red social favorita para los que se dedican a publicar noticias falsas, WhatsApp.

«Lo que quiero es que la gente que difunde información recapacite y vea el caos y la confusión que se genera. El miedo no nos deja lúcidos para hacer lo que hay que hacer. Lo importante, y lo digo para cuando empiecen a haber un montón de casos positivos, es enfrentar la situación con responsabilidad, no promover una barbarie. Si siguen con los escraches, ¿quién se va a animar a decir que tiene síntomas?», cuestionó el joven durante una entrevista que concedió a un diario de alcance nacional.

La modalidad del escrache, no sólo se utiliza para casos de Coronavirus. En Concordia, se ha utilizado para todo. Aunque se basen en prejuicios y suposiciones incontrastables como la publicación hace un mes atrás de un anuncio en donde requerían niñera en la página de Facebook especializada Trabajo Concordia. Los usuarios de Facebook lanzaron todo tipo de insultos delirantes, basándose en sus malas experiencias personales, para con quien sólo ofrecía una oferta de trabajo que se puede aceptar o rechazar sin tanto barullo. Se supo que la mujer que solicitaba niñera empezó a ir a terapia, luego de estos hechos. Al final, se puede decir que hubo un poco de “justicia” porque los administradores “devolvieron” la catarata de insultos que le profirieron usuarios que estaban más interesados en insultar que en buscar trabajo. Usuarios que luego se fueron solos para no volver y podemos decir, “echados” de la página.

LA VICTIMA EN LAS REDES DEL CRIMEN DE GALLI

Ahora a la lista hay que sumarle el caso de Gustavo “Mono” González, un padre de familia, trabajador que tuvo la aparente mala suerte de ser el compañero de trabajo de Luis Castillo, el asesino de Teresita Galli. González fue el que encontró la tarjeta de débito de Galli en la camioneta de la empresa para la que trabajaba. La usuaria, Claudia Centurión, que lo publicó, no lo borró, ni se retractó. Al momento, de escribir esta nota la publicación del escrache a González sigue online y es compartida por miles de inconscientes concordienses. Cuando se sabe que es el que encontró la prueba principal que condujo a la detención de Castillo y no el asesino. Otros tantos, muestran su solidaridad en las redes con González. Se desconoce por el momento algún tipo de animosidad de Centurión con González. Centurión sería propietaria de un famosa peluquería de la ciudad.


Artículos Relacionados