¿Qué es la parosmia? Un síndrome pos Covid 19

by Editor
Compartir:

Se trata de una distorsión del olfato. Algunas personas descubren que -a mediano plazo- las cosas huelen diferentes: las que deberían oler bien, como la comida, el jabón y sus seres queridos, sorpresivamente tienen un aroma repulsivo.

Ha pasado un año del inicio de la pandemia en la mayoría del países del mundo. Más allá del intenso e inédito proceso de desarrollo de vacunas y los retos que ha traído consigo su distribución, el paso del tiempo trajo otros avances. En concreto, la descripción de síntomas que se volvían frecuentes después de la infección a mediano plazo, entre varios otros hitos de investigación científica.

Sabemos que después de recuperarse de una infección por Covid-19, muchos pacientes presentan varios síntomas que todavía presentan una dificultad física, como fatigas, tos, dolor en el pecho o articulaciones, dolores de cabeza, incluso problemas de memoria y concentración, entre varios otros. Pero hay uno que es -aunque no una dificultad física- un síntoma a mediano plazo sumamente molesto. El nombre del fenómeno en general es parosmia, una condición en la que -con frecuencia- los olores del entorno del paciente se distorsionan. Entonces, por ejemplo, hay pacientes a quienes durante un tiempo confunden el olor del café por gasolina, o que huelen a podrido cuando alguien cocina. No se preocupe, las alucinaciones olfatorias no durarán para siempre.

La recuperación de este tipo de síntomas suele ser larga, pero tienen tratamiento. Por lo general, duran alrededor de seis meses, aunque por supuesto varía por cada paciente. Han habido avances recientes en tratamientos con enjuagues nasales y aceites esenciales. Si usted se encuentra batallando con estos síntomas, consulte a su médico de cabecera sobre los registros de nuevos avances.

En enero de 2021, se publicaron en el Journal Of Internal Medicine los resultados de un estudio con 1 363 pacientes de la Unión Europea que padecían de algún tipo de disfunción del olfato por infección de Covid-19. En muchos casos, los síntomas podían durar hasta seis meses. Se descubrió también que es uno de los síntomas a largo plazo más comunes. Mientras que la frecuencia de casos en los que síntomas respiratorios persisten oscila entre el 40 y el 50% de los casos, en el caso de las disfunciones del olfato estas llegaban al 74,2%, según el estudio mencionado.

El estudio también arroja otro dato muy útil: según la muestra recogida, los casos de parosmia se suelen dar con mucha mayor frecuencia en quienes tuvieron infecciones leves que quienes tuvieron cuadros graves de la enfermedad.

Fuente: El Comercio

Compartir:

Relacionados