fbpx
Home Regionales Chajarí: Un joven espera un corazón para salvar su vida luego de que le recetaran dióxido de cloro

Chajarí: Un joven espera un corazón para salvar su vida luego de que le recetaran dióxido de cloro

by Editor

Chajarí: un cardiólogo le prescribió dióxido de cloro y ahora espera un corazón que salve su vida

Emiliano Confalonieri es un joven chajariense de 27 años a quien un cardiólogo le prescribió dióxido de cloro como potabilizador de agua. Su ingesta le provocó daños en varios órganos, principalmente el corazón, y hoy se encuentra internado en Rosario, en lista de espera para recibir un transplante que le permita recuperarse.

El dióxido de cloro no es la “solución mineral milagrosa” que algunos sectores de la sociedad y hasta profesionales de la salud promueven irresponsablemente como una supuesta manera de protegerse frente a la pandemia de Covd19 y que es promocionado, junto con las críticas a las medidas de distanciamiento y aislamiento social, como un producto cuyo consumo haría innecesarias las restricciones para contener la circulación del virus.

Tanto la Organización Panamericana de la Salud (OPS) como la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconsejaron su uso en pacientes con sospecha o diagnóstico de COVID-19 o en cualquier caso “porque no hay evidencia sobre su eficacia” y su ingesta o inhalación podría generar “consecuencias graves”, al punto tal que el organismo especializado en Salud de las Naciones Unida advirtió que la hidroxicloroquina “puede provocar graves efectos secundarios y problemas de salud e incluso causar la muerte”.

En Argentina, su uso no es autorizado por el Ministerio de Salud de la Nación, que advirtió que puede causar diversos problemas de salud. Según advierten especialistas, puede provocar irritación de la boca, el esófago y el estómago, un cuadro digestivo irritativo severo, náuseas, vómitos y diarreas, además de graves trastornos hematológicos (metahemoglobinemias, hemólisis, etc.), cardiovasculares y renales.

Lamentablemente, su ingesta le provocó una falla multiorgánica y la muerte a un niño de cinco años en la provincia de Neuquén y el fallecimiento de un hombre adulto en la provincia de Jujuy por un paro cardíaco.

Un corazón para Emiliano

Emiliano Confalonieri es un joven de 27 años, de la ciudad de Chajarí, que presentaba una leve afección cardíaca de la que se estaba tratando y estaba recuperado en un 80 por ciento, según los resultados de un estudio que se realizó en el mes de marzo. Desde la familia hicieron énfasis en la necesidad de aclarar que para nada esa situación ameritaba un transplante cardíaco.

Sin embargo, el estado de salud de Emiliano dio un vuelco inesperado cuando, a raíz de un estado gripal, visitó a su cardiólogo que le prescribió dióxido de cloro –”inclusive en el consultorio y cada 15 minutos”– y empezó a presentar diversos síntomas y malestar general, presentó retención de líquidos y sufrió complicaciones en varios órganos, principalmente en su corazón, por lo que hoy se encuentra internado en la ciudad de  Rosario, a la espera de la donación que lo ayude a superar esta delicada situación.

Afortunadamente, la atención médica a tiempo y la solidaridad de quienes donaron sangre lograron estabilizar su estado de salud y se encuentra en lista de espera del Incucai para la realización del necesario transplante.

Desde el entorno familiar del joven confirmaron que efectivamente consumió dióxido de cloro (bajo la presentación “potabilizador de agua CDS-3000PPM”) por indicación médica pero no refirieron el nombre del responsable médico ante tal situación.

Fuente Río Bravo


Artículos Relacionados