fbpx
Home Regionales Rosario del Tala es el primer municipio entrerriano que legisla un registro voluntario para usuarios de cannabis

Rosario del Tala es el primer municipio entrerriano que legisla un registro voluntario para usuarios de cannabis

by Editor

Mientras el Proyecto de Acceso al Cannabis Terapéutico de Entre Ríos espera su tratamiento en la Cámara de Diputados, Rosario del Tala aprobó una ordenanza para un registro voluntario municipal de usuarios medicinales de la planta de cannabis y sus derivados.

Durante la misma semana en la que 5 Estados de EEUU votaron para legalizar la marihuana, y a nivel provincial en Entre Ríos, legisladores del Pro obstaculizaron el tratamiento “sobre tablas” del proyecto de accesibilidad al cannabis terapéutico, el Concejo Deliberante del municipio entrerriano de Rosario del Tala sancionó el miércoles 4 de noviembre una ordenanza que crea un registro municipal voluntario de uso terapéutico de cannabis y sus derivados.

A lo largo del año quedó evidenciado: el dolor no espera y si las legislaciones nacionales en materia de cannabis se demoran, avanzan las regionales. Los concejales de la Unión Vecinalista Talense son autores de la Ordenanza 1.757, María Inés Ríos y Augusto Hartman, y la referente cannábica Silvia Encinas, quien asesoró al equipo que redactó el proyecto aprobado.

“Siempre estuvo la idea de generar una herramienta para blanquear el cultivo, queríamos que esté legitimado el motivo por el que la gente cultivaba y que pueda existir algún tipo de dispensa en la parte judicial penal. Gracias a la ayuda de la profesora Silvia Encinas y su hijo Lautaro Gervasoni, comenzamos a pensar de qué manera podía el municipio proteger a los cultivadores de Rosario del Tala”, sostuvo la concejal María Inés Ríos.

Y continuó “este año, que somos oficialismo, con otros aires y circunstancias, y en conjunto con nuestro intendente y la directora de salud, nos pusimos a armar este proyecto. Ya sabíamos de gente que utilizaba el cannabis para mejorar la calidad de vida, nos contactamos con madres de niños con autismo o parálisis cerebral, yo como abogada tuve contacto con personas que no podían acceder a su medicina porque la obra social se los negaba, porque no estaban inscriptos en el registro nacional, algo muy dificultoso y burocrático si no se cuenta con la información o los medios necesarios”.

La referenta cannábica y cultivadora Silvia Encinas contó que “me convocaron 2 o 3 veces y me consultaron muchas cosas. Están haciendo el camino que considero correcto: trabajar con el colegio médico, comprometerlos y demostrarles que realmente el cannabis alivia ciertas patologías más allá de ser voz pópuli. También creo que hay que ser de verdad muy cautelosos, no hay que generar expectativas de que esto cura, ni hacer creer que esto es la panacea, sino explicar que el cannabis alivia, acompaña o muchas veces retrotrae los efectos adversos de la quimioterapia, por ejemplo”.

Sin embargo, aclaró que “el registro es un paso con el cual yo no estoy de acuerdo totalmente, pero es la forma que hoy tenemos de ingresar a la legalidad. Considero que a la legitimidad ya hemos ingresado por el simple hecho de hablar de esto y de nuestro derecho a la libertad de decidir nuestra propia forma de aliviar nuestro dolor”.

En esta misma línea, el co-autor Augusto Hartman aseguró que “no seremos hipócritas: lo cierto es que la ordenanza no fue aprobada como nosotros la soñamos en un principio. Tuvimos que amalgamarla y adecuarla a las leyes vigentes y a nuestro municipio, chico y humilde. Hablar de cannabis medicinal no es un tema fácil, al contrario es muy delicado y en Rosario del Tala, hasta hace 6 o 7 meses era muy lejano. Sin embargo con el apoyo de Silvia que fue una de nuestras “tutoras” y teniendo de ejemplo la ordenanza de autocultivo aprobada en Santa Fe, de la cual participaron David Rojkin y Guillermo Jerez que son oriundos de Tala, estamos más que orgullosos de ser el primer municipio en legislar en materia de derechos para los usuarios de cannabis”.

“Hablar de cannabis medicinal no es un tema fácil, al contrario es muy delicado y en Rosario del Tala, hasta hace 6 o 7 meses era muy lejano”.

Augusto Hartman

“Cuando empezamos veíamos con mucho gusto el cultivo, el autocultivo, el cultivo municipal, y de repente nos encontramos con ciertas trabas a nivel nacional que no pudimos esquivar, pero igual estamos muy orgullosos, de hecho nuestro municipio declaró de interés sanitario su estudio, sus beneficios y todo lo vinculado al cannabis medicinal”, sostuvo Hartman.

Las libertades que nos faltan

Ocurre que las trabas guiadas por intereses prohibicionistas y comerciales no son una novedad en nuestro país. A nivel provincial, desde la Agrupación Paranaense de Agricultores Cannabicos esta semana publicaron un comunicado en el que informaron que pese a la aprobación en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, de un dictamen histórico que respeta casi en un 100% el espíritu que las organizaciones imprimieron al proyecto de Ley de Accesibilidad al Cannabis terapéutico en Entre Ríos, legisladores del Pro impidieron el tratamiento sobre tablas del proyecto, poniendo en riesgo la media sanción en lo que queda del año parlamentario.

La excusa fue un pedido para que en el debate se tengan en cuenta las sugerencias que el Colegio de Farmacéuticos de Entre Ríos propuso así como ocurrió en la provincia vecina de Santa Fe. Pero tal indica el comunicado de APAC, estas recomendaciones “representan intereses comerciales que intentan restringir el autocultivo y el derecho de las personas de elegir y producir su propia medicina, negando perversamente la inmensa realidad de que lo que nos permite y sitúa en esta puja por la regulación del cannabis, fueron, son y serán: el autocultivo y la libre elección de las personas con respecto a qué medicina usar para sí mismo o para su familia”.

Esta es la primera batalla de las muchas que vendrán. Debemos insistir en que tiene que ser regulado no solamente el uso medicinal.

Sobre este punto, la profesora Encinas dejó muy en claro que para ella “este es el tiempo en el que la salud no puede esperar y es el tiempo de poner el tema sobre la mesa con un sustento jurídico legal, a los fines de proteger a las personas usuarias y cultivadoras de cannabis. Brego todos los días porque muchos chicos y adultos mayores que son los más desvalidos en cuanto a la salud, puedan tener acceso directo al aceite medicinal que los acompaña, sin tantas vueltas ni prolegómenos. Y sigo sosteniendo en que esto tiene que ser un resorte de la salud pública porque sino sigue siendo algo a lo que acceden algunos y otros no”.

Sobre el horizonte de regulación integral de todos los usos del cannabis a la que apuntan muchas organizaciones, afirmó que para ella “esta es la primera batalla de las muchas que vendrán. Debemos insistir en que tiene que ser regulado no solamente el uso medicinal, tenemos que pensar de qué manera incluimos el recreativo. Yo lo tengo incluido en mis pensamientos, en mi decir y mi hacer. La Organización Mundial de la Salud ya determinó que el cannabis no genera riesgo de muerte, no hay estadísticas que lo demuestren, como si es el caso de otras drogas, por ejemplo la Morfina, que es el medicamento de uso para la terminalidad de algunas enfermedades”.

Cómo funciona el registro para usuarios talense

Se podrá inscribir en el registro municipal todo aquel usuario terapéutico que cuente con una receta médica que avale la necesidad de algún derivado del cannabis. A su vez, desde la Unión Vecinalista confirmaron que el registro voluntario municipal sirve de nexo con el registro nacional y que brindarán asesoramiento con respecto a las obras sociales.

“Como bloque nosotros estamos convencidos de continuar con el sueño de concretar las modificaciones correspondientes de la Ley 27350 de Cannabis Medicinal. Creemos que esto empieza desde abajo, desde un municipio como puede ser Rosario del Tala, o Paraná, y por qué continuar con la provincia de Entre Ríos. Mientras, seguiremos juntándonos con diferentes especialistas y cultivadores para obtener perspectivas y experiencia en torno a esta medicina”, concluyó Hartman.

Podés leer la ordenanza  N° 1.757 completa acá 

Fuente: Revista Mate

Artículos Relacionados