Los hermanos Etchevehere buscan eludir su responsabilidad por el vaciamiento de El Diario Paraná

by Editor
Compartir:

Solicitó la prescripción de la causa y debe decidir la jueza penal Carolina Castagno, la misma que ordenó el desalojo de su hermana Dolores de Casa Nueva.

Luis Miguel Etchevehere, ex ministro de Agroindustria de Mauricio Macri, podría quedar impune este martes en la causa por estafa y vaciamiento de El Diario de Paraná, maniobra en la que también están involucrados sus hermanos varones y los empresarios Walter y Viviana Grenón La encargada de decidirlo será la jueza penal Carolina Castagno, la misma que ordenó el desalojo de Dolores Etchevehere y los integrantes de Proyecto Artigas de Casa Nueva.


La audiencia en la Cámara de Apelaciones se llevará a cabo luego de que los abogados de Walter y Viviana Grenón, los financistas que diseñaron junto a los varones Etchevehere la maniobra de estafa y vaciamiento de la empresa que terminó con 85 trabajadores en la calle, solicitaran al juez de primera instancia Carlos Ríos la prescripción de la causa y la exclusión de Dolores Etchevehere de la querella.

Argumentaban que, en teoría, Dolores Etchevehere no tiene legitimidad activa en la misma ya que, al momento de hacer las denuncias, ya no era socia de Sociedad Anónima Entre Ríos (SAER), la empresa dueña de El Diario de Paraná. Por otra parte, la prescripción de la causa deja de manifiesto el lento accionar de la justicia entrerriana: Dolores Etchevehere realizó la denuncia con documentación y pruebas en 2013 y, desde ese momento, fue cajoneada.

Carlos Ríos les negó el pedido, pero los letrados apelaron y la decisión recayó sobre la jueza penal Carolina Castagno, quien ordenó el desalojo de los integrantes del Proyecto Artigas de la Estancia Casa Nueva en octubre pasado y terminó con el encarcelamiento de la propia Dolores en un operativo que tuvo más de 150 efectivos policiales.

Recientemente, el dictamen del fiscal federal Federico Delgado cuestionó aquel fallo de la jueza Castagno por dos motivos: en primer lugar, porque Delgado probó que la documentación que Castagno utilizó como argumento para ordenar el desalojo carece de validez jurídica y además, es falsa.

En segundo lugar, porque Castagno ignoró la perspectiva de género que el juez Flores había tenido en su fallo de primera instancia – había dictado medidas de protección para Dolores y restricción perimetral para los Etchevehere- y el propio fiscal Delgado ratificó el encuadre jurídico de género entendiendo que se trata de un caso de violencia de género del tipo económica.

La causa
El vaciamiento económico y patrimonial de SAER empezó en 2012, cuando sus propiedades (el principal capital de la empresa) fueron traspasadas a una empresa fantasma constituida por los hermanos Etchevehere y su madre; y otra del grupo Grenón. Para financiarlo, simularon un préstamo entre ambas. Para pagarlo, estafaron primero al Banco Itaú y luego al Banco Nación pidiendo créditos para pequeños productores agropecuarios y daños por inundaciones a tasa subsidiada por el Estado.

La causa fue iniciada a partir de una denuncia de Dolores Etchevehere en el año 2013 y cajoneada hasta el 30 de octubre del año pasado, en el marco del conflicto en Casa Nueva.

En ese momento, el juez Ríos activó la causa y llamó a indagatoria a todos los acusados: los hermanos Luis Miguel, Sebastián y Juan Diego Etchevehere, su madre, Leonor Barbero, Walter y Viviana Grenón, y los actuales dueños de El Diario. Desde entonces, todos ellos han desfilado por los tribunales de Paraná en extensas declaraciones indagatorias que aún no terminaron. El primero fue Luis Miguel Etchevehere, quien sorprendentemente reconoció todas las maniobras fraudulentas. La última es Leonor Barbero Marcial que comenzó a declarar el viernes 12 de marzo.

Fuente: Página 12

Compartir:

Relacionados